ORACIONES

AL NOMBRE DE JESUS

Oracion consagracion al sagrado corazon de Jesus WEB

TRIPTICO DE LA NOVENA A LA DIVINA MISERICORDIA

Alabemos y demos gracias en cada instante y en cada momento, al Santísimo y Divinísimo sacramento.

Santísimo sacramento Hijo del Eterno Padre, alumbra mi entendimiento para que mi alma se salve.

Santísimo sacramento, yo te doy mi corazón, para que estampes en él Tu santísima pasión.

LIBRO DE LA DIVINA EUCARISTIA POR UN CARMELITA DESCALZO

LA DIVINA EUCARISTIA PARTE 1

LA DIVINA EUCARISTIA PARTE 2

LA DIVINA EUCARISTIA PARTE 3

LA DIVINA EUCARISTIA PARTE 4

LA DIVINA EUCARISTIA PARTE 5

LA DIVINA EUCARISTIA PARTE 6

AUDIOLIBRO CONFESIONES DE SAN AGUSTIN

laimagen

LAS INDULGENCIAS EN GENERAL

Porqué confesarse ??

ORACION AL SEÑOR DE LA MISERICORDIA

¡ Oh Dios! de la Misericordia infinita cuyos tesoros de compasión no tienen límite, miranos con tu favor y aumenta nuestra Misericordia dentro de nosotros para que en nuestras ansiedades no desesperemos, sino que con gran confianza nos conformemos con tu santísima voluntad, la cual es igual que Misericordia, por nuestro Señor Jesucristo, Rey de Misericordia, que quien con voz y el Espíritú Santo, manifiesta Misericordia hacia nosotros, por siempre. Amén

Oración para obtener gracias por la intercesión de Sor María Faustina

¡ Oh Señor! Tu misericordia supera a todas tus obras. Te doy gracias que derramaste sobre tu sierva Sor María Faustina; y principalmente por la gracia de haberle revelado de una manera especial el abismo de tu gran Misericordia, que tanto deseas derramar sobre cada una de las almas y sobre la humanidad extraviada y cansada en estos tiempos atribulados. Yo te suplico con la mayor confianza que tengas Misericordia de mí, y si no es contra la salvación de mi alma, me concedas ésta gracia…(aquí se dice el favor deseado)….

Concédemela por los méritos e interseción de Sor María Faustina, a la que te has dignado elegir como Confidente y Apóstol de tu Misericordia. Y como tu Misericordia no tiene límites, !Oh Señor¡ te imploro de nuevo que por la interseción de Sor María Faustina, derrames tu gran Misericordia sobre nuestro amado México y dígnate preservarlo de todo mal. Concédenos que seamos fieles a tu Divino Hijo y a tu Santa Iglesia.  Amén.

¡Oh Misericordioso Jesús! de quien es propio el ser Misericordioso con nosotros y perdonarnos, no mires nuestros pecados, sino mira solamente la esperanza que tenemos en tu infinita bondad, recíbenos en tu Misericordioso Corazón y no rechaces a ninguno. Te lo suplicamos por el amos que te une con el Padre y el Espiritú Santo. “Muéstranos tu Misericordia, oh, Señor, como nosotros confiamos en tu Santo Nombre, porque Tú eres Todopoderoso, amabilísimo, paciente, fiel, bueno y misericordioso”.

Eterno PADRE, mira a toda la eternidad con Ojos Misericordiosos, y especialmente a todos los pobres pecadores,  cuya sola esperanza es el Misericordioso Corazón de tu Smo. Hijo y de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Por su dolorosísima Pasión muéstranos tu Misericordia, para que todos nosotros glorifiquemos tu Ominipotencia por toda la eternidad, Amén.

CONSAGRACION

¡ Oh misericordiosísimo Jesús¡ tu bondad es infinita y los tesoros de tus gracias inagotables. Yo confío enteramente en tu Misericordia, y me consagro eternamente a  Ti para vivir bajo los rayos de tu gracia y amos que brotaron de tu Santísimo Corazón en la Cruz. Yo deseo propagar tu misericordia por medio de las obras espirituales y corporales de Misericordia especialmente convirtiendo a los pecadores, consolando a los pobres afligidos y a los enfermos ayudándolos. Pero Tú me vas a Proteger como tu propiedad y gloria, pues yo temo todo de mi debilidad y espero todo de tu gran Misericordia. Que toda la Humanidad conozca el abismo incomprensible de tu Gran Misericordia; y ponga toda su Fé y esperanza en ella y la alabe por toda la eternidad.  Amén.

tres

LA HORA DE LA MISERICORDIA

Las Tres de la tarde la Hora de la Gran Misericordia

Quien lee el diario de la sierva de Dios, Santa María Faustina Kowalska, se detiene en esta oracion: Falleciste Jesús, pero el manantial de la vida brotó para las almas y se abrió el océano de la Misericordia para el mundo entero.

Oh fuente de vida, insondable Misericordia de Dios, envuelve el mundo entero, viértete sobre nosotros.  (11.59).

Inmediatamente después de éstas palabras, sin más explicación, Santa Faustina apuntó las siguientes palabras del Señor:

            A las tres de la tarde suplica mi Misericordia, especialmente para los que viven en pecado; y aunque sea por un breve instante, sumérgete en mi Pasión, sobre todo en mi abandono al momento de mi agonía.

              Es la hora de gran Misericordia para el mundo entereo. En ésta hora no negaré nada al alma que me pide cualquier cosa por causa de mi Pasión. (IV,59).

             Después de casi 4 meses, otra vez sin introducción alguna, Santa Faustina escribió las palabras siguientes del Señor: Te recuerdo, hija mía, cada vez que oigas tocar las tres de la tarde, sumérgete entera en mi Misericordia, adorándola y glorificándola; suplica su omnipotencia para el mundo entero y especialmente para los pobres pecadores, porque en este momento fue abierta largamente a cada alma.

                    En ésta hora se efectuó la gracia para el mundo entero; la Misericordia venció a la justicia. En ésta hora puedes conseguir todo para ti y para los otros. Procura en ésta hora rezar el Vía Crucis, si tus obligaciones no te lo impiden. Si no puedes, entra al menos por un instante en la capilla y venera en el Santísimo Sacramento mi Corazón lleno de Misericordia. Si tampoco puedes entrar en la capilla, absórbete en oración allí donde estés, aún por un momento (V,144.145)

                      Parece que el recuerdo de la hora en que ocurrió la muerte redentora de Jesús es una manifestación del culto a la Misericordia divina. Es la hora de su último respiro, la hora en qu todo “fué cumplido” la hora que conocía la congoja de una madre sublime, la hora por fin en que el pensamiento correo al momento de la herida en el costado de que brotaron la Sangre y el Agua como Manantial de Misericordia para nosotros. Es la hora en que el reino de Dios fué abierto a cada hombre como el ladrón arrepentido. Entonces, !Cuánto amor debe llenar nuestro corazón, y con cuánto generosidad debemos cumplir la súplica al Señor¡ en esta misma hora nos convendría obra brevísima oración, enseñada a San Faustina por el Señor y repetida por ella cada mañana y a menudo durante el día para renovar su acto de consagración a la divina Misericordia:

                     Oh Sangre y Agua, que brotaste del Corazón de Jesús como manantial de Misericordia para nosotros, en Ti Confío. (Diario, 1,35).

jesus sacramentado

 Visita a Jesús Sacramentado

          De nuevo aquí me tienes Jesús mío confuso y humillado ante tu altar, sin saber que decirte, ni que hablarte, ansioso solamente de llorar vengo del mundo, vengo del combate.

           Cansado de sufrir y luchar, traigo el alma cargada de tristezas, y hambriento el corazón de soledad, de esta soledad dulce, divina que alegra tu presencia celestial, donde el alma tan sólo con mirarte te dice lo que quieres sin hablar. Mis miserias Señor aquí traigo, mírame con ojos de piedad soy el mismo de siempre. Dueño  mío, un abismo infinito de maldad, un triste pecador siempre caído que llora desolado su orfandad y gime bajo el peso de sus culpas y ansía recobrar su libertad. Soy un alma sedienta de ventura, un corazón que muere por amar y abrazarse en la llama inextinguible del fuego de tu eterna caridad, concédeme Señor que a ti me acerque, permite que tus pies llegue a besar. Déjame que los riegue con mi llanto y sacie en ellos mi ardoroso afán.

           Oh que bien se está aquí mi Dueño amado ante las gradas de tu santo altar, bebiendo de la fuente de aguas vivas que brota de tu pecho sin cesar. (5 padrenuestro, Ave María y Gloria).

            Alabemos y demos gracias a cada instante y cada momento, al Santísimo y Divinísimo Sacramento.

             Santísimo Sacramento hijo del eterno Padre, alumbra mi entendimiento para que mi alma se salve. Oh Jesús Sacramentado yo te doy mi Corazón, para que estampes en él tu Santisima Pasión. Oh, adorable Sacramento de los cielos, dulce prenda, Angeles y hombres te alaben en el cielo y en la tierra. En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado el corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

Oración para pedir interseción a Santa Faustina

¡Oh Jesús bondadoso¡

Que hiciste de Santa Faustina, una gran devota de Tu Infinita Misericordia,

Y que le dijiste:

“Proclama que ningún alma que ha invocado Mi Misericordia

Ha sido decepcionada ni ha sentido confusión”…

… “ A través de Mi misericordia obtendrás todo,

Si lo que pides está de acuerdo con Mi Voluntad”…,

Concédenos por su interseción,

Si fuera esto conforme a Tu Santísima voluntad,

Que nuestras necesidades sean cubiertas,

Y que nuestras penas y tristezas consoladas.

Yo, gran pecador,

No soy digno de Tu misericordia,

Pero dígnate mirar

El espíritu de entrega y sacrificio

De la hermana Santa Faustina, y recompensa sus virtudes

Atendiendo a las súplicas que a través de ella te presentamos:

(hacer la petición).

Confiando plenamente en tu inmensa bondad y gran benevolencia

Te ruego concedas rápida y favorable solución

A esta gran necesidad que ahora me aflige.

Señor, te suplicamos también nos perdones nuestras faltas,

Nos otorgues una mayor firmeza en la fé y una entrega y amor más vivo.

Santa Faustina, ruega por nosotros.

Señor en tu Misericordia, escucha nuestra oración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *